Grupo Canal 21 Sierra de Madrid - Saludo del Presidente
Miembro de la Federación Digital EA

El Presidente
Calendario de Actividades
Codigo Q, ICAO, NUMERICO....
Gestiones Administrativas
El Mundo del DX
Contacta con Nosotros
Suscribete a Nuestro RadioClub
Elige la Radio que te Guste
Noticias del mundo C.B.
Desarrollo de la Marathón
Anunciate Aqui
Webs Amigas
Congresos, Meetines y Reuniones
De 20 a 21
Biblioteca del Radioaficionado
EA4RKR






NUEVO PRESIDENTE

ÁNGEL P.
Presidente



Estimados socios, amigos y simpatizantes:

Desde niño siempre me ha interesado la tecnología y el saber en su multiplicidad de disciplinas y expresiones; las ciencias y las letras. Desde la exploración espacial, pasando por la geografía y la historia, el mundo submarino, la astronomía, la lectura, la música, los viajes, la fotografía, el deporte, el mundo de las comunicaciones, etc.
Recuerdo con mucho cariño que durante los meses de verano solía pasar las vacaciones en el pueblo de mis abuelos. Allí tuve la oportunidad de conocer a un señor que era guarda forestal del extinguido Instituto para la Conservación de la Naturaleza ICONA. Muchas mañanas un grupito de dos o tres amigos subíamos a la torreta de vigilancia para pasar al tiempo con él, hasta la hora de la comida. Esas torretas naranjas de estructura metálica que muchos de vosotros habréis visto en mitad de bosques y pinares.
Mario, que así se llamaba el guarda, tenía permanentemente encendida una emisora de campaña de la marca Philips Ibérica S.A.F. (https://www.todocoleccion.net/radios-transistores/antigua-radio-telefono-bateria-campana-philips-iberica-telecomunicaciones-8mr-320-20-1b-~x29814040) de más de 2 Kg. de peso y con una larga antena flexible como las que se ven en las películas de guerra antiguas. El caso es que durante una de nuestras visitas divisamos una tremenda humareda en el pinar, a lo lejos, casi en la línea del horizonte. No había duda. Se trataba del inicio un incendio forestal. Mario, después de fijar con un goniómetro y un mapa topográfico forestal la dirección del fuego, cogió la emisora y transmitió al puesto forestal de bomberos el ángulo que formaba la línea de dirección del incendio con respecto a la posición de la torre de observación. No hace falta decir que en estos casos tanto la rapidez y exactitud de la información a transmitir cobran una importancia vital.
Bajo un estado generalizado de excitación en que nos encontrábamos, nos ordenó que permaneciésemos en silencio. Yo no sabía porque debía estar callado, pero al final lo entendí todo. Durante nuestro silencio oímos a dos estaciones de observación que a su vez hicieron lo mismo que había hecho Mario. Al trazar sobre el mapa las tres alineaciones, como por arte de magia, aparecía marcado en el plano el punto exacto de incendio. Al cabo de unos minutos, desde la altura de nuestra atalaya pudimos intuir que los equipos de extinción estaban en camino hacia el lugar del siniestro. Se confirmaron nuestros deseos al escuchar por esa emisora de campaña que la ayuda estaba en camino hacia el punto triangulado.
Aquella experiencia se me quedó grabada por aquel entonces no solamente por ser una vivencia digna de ser contada a mis amigos del barrio a la vuelta de las vacaciones sino también porque gracias a ese “extraño” aparato por el que se hablaba y se podía escuchar se pudo combatir una emergencia que hubiese causado mucho daño a la naturaleza.
Corría el año 1992 cuando, de la manera más inesperada, llegó a mis manos la primera emisora de Banda Ciudadana. Era una Alan Midland 78 que todavía conservo con mucho cuidado y cariño y que pongo en funcionamiento de vez en cuando. Al principio yo observaba que girando una rueda, se pasaba de un canal a otro. Y en casi todos los canales había gente hablando. Tras muchas tardes de escucha e indecisión no exentas de cierta dosis de miedo, me decidí a salir al aire en el Canal 21 que por aquellas fechas recuerdo solía trabajar la AM.
Desde el primer momento se me brindó una cordial acogida. Muchos de los corresponsales me prestaron su apoyo, consejos y conocimientos para mejorar técnicamente mi estación y seguir en esta afición. Con el tiempo pude participar en actividades como las verticaladas y cacerías, donde tuve la oportunidad de conocer a más cebeístas que se convertirían en amigos. Como vi que esto de la radio me tenía enganchado, no dudé en hacerme socio del Radioclub allá por el año 1996.
El tiempo fue pasando y además de hacer radio, conseguí algo que para mí es mucho más importante: hice unos amigos con los que no solamente podía desarrollar compartir esta maravillosa afición sino que también compartía experiencias y vivencias de otro nivel. Por circunstancias que no vienen al caso, estuve retirado de la CB durante casi tres años. Pasado ese tiempo volví a instalar mi vieja Midland, con la vieja antena de coche colocada como balconera. Encendí la emisora, seleccioné el canal 21 y…… como si el tiempo no hubiera pasado, allí estaban mis amigos de nuevo. Fieles a su afición y camaradería, otra vez mostrándose receptivos y acogedores con el hijo que vuelve a casa después de mucho tiempo.
Con alguien que durante un tiempo no había dado señales de vida. Fue una de mis mayores satisfacciones.
Una vez enganchado de nuevo al carro, vinieron más actividades, maratones, lluvias de estrellas, CQENCEs, de 20 a 21, etc. Y a la par, una amistad que iba creciendo día a día y unas ganas tremendas de colaborar, aportar ideas y hacer muchas cosas para toda esta familia de la radio. Tareas que abarcaban desde la organización y participación en las actividades habituales como en la defensa de nuestro colectivo desde movimiento asociativo en el que creo firmemente.
Dada mi vinculación con el Radioclub, fui propuesto para el cargo de secretario. Dicho sea que aquella propuesta fue para mí una distinción que acepté con honor y satisfacción. Pasado un tiempo tuve que dejar el cargo por motivos laborales al trasladarme al extranjero. Pero esta vez ya no me desvinculé de la CB, pues gracias a aplicaciones como CBVozyP tuve la oportunidad de participar casi a diario y desde la lejanía en los QSOs del espacio denominado "20 a 21”. Otra vez el gusto por la radio en su modalidad más popular como es la CB y su combinación con las nuevas tecnologías.
Empecé también a comprobar que el movimiento asociativo era cada vez más necesario para nuestro colectivo de la CB. Si queremos que esta afición nuestra no quede denostada y caiga en el olvido, debemos estar representados en foros relacionados tanto nacionales como internacionales. Son muchos los intereses de todo tipo que tratan de que la CB desaparezca o se asigne a otras frecuencias muy distintas y de dudosa utilidad. Creo que muchos de vosotros coincidís conmigo en este punto.
Por otra parte, en una organización como la nuestra siempre hemos pensado que es bueno que haya rotaciones en los cargos directivos. No solo por higiene y transparencia, sino porque estoy convencido que siempre se ha de buscar savia nueva con nuevas ideas y proyectos.
Todas las cosas necesitan renovación para que no se marchiten. Pero en esta ocasión, las circunstancias y mi conciencia hicieron que me postulase al puesto vacante de presidente del Grupo Canal 21 Sierra de Madrid. Con ilusión renovada he asumido el cargo aunque hubiese preferido otro desenlace. No obstante, y desde la idea de que nuestra afición es un entretenimiento de marcado carácter social, estoy dispuesto a continuar lo que desde hace tiempo he venido haciendo para nuestro Radioclub.
Los retos y objetivos siguen siendo los mismos: no solo que nuestra afición no languidezca sino que vaya consolidando su situación y fortaleciéndose poco a poco. Para ello, como os vengo diciendo en muchas circulares, os necesitamos a todos. Cada uno de vosotros con el grado de implicación que pueda aportar. Hemos de entender de una vez que solo con la colaboración de todos podremos conseguirlo. No hay otra forma.
Han pasado muchos años desde mi primer contacto "estival” con el mundo de las telecomunicaciones. Y con la perspectiva que concede el paso del tiempo soy consciente de ue aquella primera semilla que sin darme cuenta me fue implantada se ha transformado día a día en una planta que crece un poco más cada vez. Nunca hubiera pensado que aquella experiencia vivida de niño me hubiera traído hasta aquí practicando esta afición que nos une a todos. Pero así es y aquí estoy.
Finalmente, espero y deseo que con la colaboración y apoyo de todos vosotros, este nuevo tiempo que se abre para nuestro Radioclub sea próspero en actividades, enriquecedor en experiencias y fructífero para el mundo de la CB que es lo que a todos nos importa.
Un saludo a todos.

Ángel Pérez Tejedor. UGARIT.
ECB81VJD
EA4GPD